EQUILIBRIO IMPOSIBLE


 ¿Qué necesitás?

  • Lata de gaseosa
  • Agua

¿Cómo lo hacés?

  1. Vaciar la lata de gaseosa
  2. Llenar la lata con una cantidad suficiente de agua de manera tal que permanezca en equilibrio sin caer con una inclinación pronunciada.

 ¿Qué ocurrió?

Al poner una lata vacía sobre la mesa e inclinarla no es posible mantenerla en equilibrio. Esto ocurre porque el centro de gravedad () se encuentra en el centro de la lata y cuando la línea que pasa por el centro de gravedad no coincide con la del punto de apoyo (), cae.

Al agregar agua se está desplazando el centro de gravedad hacia abajo justo por encima del punto de apoyo de la lata inclinada. Así, se logra que quede en equilibrio.

Equilibrio imposible