ESCOBILLÓN EQUILIBRISTA


 ¿Qué necesitás?

  • Escobillón desmontable (en los que el palo puede desenroscarse de la base)
  • Regla larga o centímetro

¿Cómo lo hacés?

  1. Primero tomá solo el palo.
  2. Sostenelo al nivel de tus ojos, apoyándolo sobre tus dos dedos índice, separados, de manera que quede en posición horizontal.
  3. Poco a poco y con cuidado, acercá tus índices, manteniendo la posición horizontal del objeto.¿Podés mover los dos dedos a la vez? ¿Cuándo empieza a moverse el segundo dedo? ¿En qué punto ambos dedos se tocan?
  4. Ahora que ambos dedos se están tocando, tratá de sostener el palo en equilibrio con un solo dedo.
  5. Pedile a un amigo que mida la distancia de tu dedo a cada uno de los extremos del palo y registre los valores.
  6. Repetí el experimento pero con el escobillón completo.  ¿Ocurre lo mismo? ¿La distancia de tu dedo a los extremos es igual?

¿Qué ocurrió?

Estás jugando con el centro de gravedad del escobillón.

Para decirlo de manera sencilla, podemos asumir que, si redujéramos el escobillón a un único punto, el centro de gravedad sería aquél en el que está aplicado el peso de todo el escobillón. Si querés leer más acerca del centro de gravedad podés hacerlo aquí.

Si tenés una regla o un palo recto como el del escobillón, hay un lugar en el medio donde puedes equilibrarlo en tu dedo. Ese es su centro de gravedad.

Palo de escobillón

Pero no siempre el centro de gravedad es justamente la mitad, en términos de distancia, del objeto. Algunas partes del objeto pueden ser más pesadas (densas) que otras. Si tenés el escobillón entero, verás que un extremo es más pesado que el otro. Por lo tanto, el centro de gravedad estará mucho más cerca del extremo pesado que del liviano.

Escobillón

Cuando intentas acercar tus dedos observarás que solo se mueve uno de ellos (incluso aunque cada dedo pertenezca a una persona distinta – ¡probalo!- o mantengas inmóvil a la fuerza uno de los dos). Al deslizar los dedos debajo del palo lo que determina su movimiento es la fuerza de rozamiento en cada punto de contacto. A igualdad aproximada de todo lo demás, esa fuerza será mayor donde mayor sea la fracción del peso del palo que esté “sosteniendo” cada dedo. Entonces, el dedo más alejado del centro de gravedad, sobre el que actúa un rozamiento menor, será el que se mueva.