15/04/2016 | VOCACIONES CIENTÍFICAS
Más de 100 jóvenes participaron de las actividades de País Ciencia en Flores
La Plataforma brindó charlas de divulgación, talleres y un encuentro con alumnos de primaria con el fin de promover vocaciones científicas y democratizar el acceso a la ciencia.
00

Los alumnos durante el taller de neurociencias. Foto: CONICET Fotografía.

Investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), pertenecientes a la Plataforma País Ciencia, brindaron charlas y  talleres para los alumnos de 2do. a 5to. año y docentes del Instituto Susini.

Las actividades comenzaron con una charla introductoria sobre el CONICET y la Plataforma País Ciencia, una herramienta a disposición de los alumnos para informarse y ayudar a planificar sus vocaciones científicas.

Luego, Natalia Lozano, Licenciada en Psicopedagogía en la Universidad de Lomas de Zamora, realizó una charla sobre la búsqueda del cerebro emocional. ¿Cómo intervienen las emociones y cómo varían a lo largo de la vida? ¿Cómo intervienen en la vida cotidiana? ¿Qué nos pasaría si no las tuviéramos? Con estos interrogantes comenzó la disertación Lozano. “Es relativamente nuevo el abordaje científico de las emociones. Costó pensar que las emociones se alojan en el cerebro. Las emociones tienen un papel fundamental en la toma de decisiones”, comentó, y a través de unos videos mostró las distintas emociones por las que puede pasar el ser humano y cómo funciona el cerebro con cada una de ellas, como el miedo.

Más tarde, los alumnos se dividieron en tres grupos y participaron de los distintos talleres. El primero, sobre Química, estuvo a cargo de Valeria Edelsztein, y Olga Tarzi, doctoras en Química e investigadoras del CONICET. Aquí, se profundizó sobre el funcionamiento del cerebro y, a través de distintos experimentos, las investigadoras del Consejo mostraron cómo influyen los sentidos en la percepción del humano, sobre todo los sentidos químicos como el gusto y el olfato, que funcionan con receptores. “Muchas veces estamos convencidos de lo que vemos, olemos, y de lo que sentimos, y la verdad es que nuestro cerebro es muy fácil de engañar. Es por eso que toda esa información que recibimos es importante que la procesemos con cierta mirada crítica, porque todo el marketing está apuntado a engañar y manejar nuestros sentidos”, concluyó Edelsztein.

La novedad fue el taller de Nuerociencias, que se realizó por primera vez dictado por Natalia Lozano, licenciada en Psicopedagogía en la Universidad de Lomas de Zamora, y Teresa Laborde, licenciada en Historia del Arte. A través de experiencias neuro-cognitivas presentadas en forma lúdica, las especialistas explicaron a los alumnos el análisis del funcionamiento cerebral, como los sistemas de memoria, las funciones ejecutivas, la atención, y la creatividad, entre otras.

El último turno fue para el taller de Física, titulado “¡Sincronizate!”, brindado por el Departamento de Física de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires. En esta actividad, se mostraron las propiedades del fenómeno de sincronización de las propiedades electromagnéticas de los materiales y las propiedades de los cuerpos en rotación. Los especialistas presentaron un stand de sincronización en el cual muestran que hay elementos, tanto de la naturaleza como elementos físicos, materiales, que se pueden sincronizar. Realizaron diversas experiencias en relación al fenómeno físico de la sincronización, en el cual un sistema de osciladores autónomos interactúan entre sí hasta quedar todos acoplados. A su vez, lo relacionaron con la sincronización del destello de las luciérnagas.

La jornada concluyó con una charla informal y distendida entre los alumnos participantes y los divulgadores.

Video
cerrar
Imágenes
cerrar