VELA OSCILANTE


 ¿Qué necesitás?

  • Regla
  • Vela
  • Aguja larga o varilla de metal
  • Dos copas
  • Encendedor

¿Cómo lo hacés?

Retirar un poco de cera de la base de la vela para poder encenderla por los dos extremos.

  • Determinar su centro de gravedad con ayuda de una regla.
  • Con mucho cuidado calentar una aguja (o varilla de metal) y atravesar la vela por su centro de gravedad.
  • Colocar la vela haciendo equilibrio entre dos copas.
  • Encender un extremo de la vela. Aguardar unos instantes a que comience a inclinarse y encender el otro extremo. Observar.

 

¿Qué ocurrió?

Al encender uno de los extremos de la vela, la cera se derrite y pierde un poco de masa, lo que hace que la vela pierda el equilibrio y se incline hacia el otro extremo. Si ahora encendemos ese otro extremo se derrite la cera en los dos lados por lo que el centro de gravedad se irá desplazando continuamente a uno y otro lado ocasionando oscilaciones en torno a la posición de equilibrio horizontal.